Hay 25 invitados y ningún miembro en línea

BIU Distance Learning Education BIU Educación a distancia BIU Estudos a distância BIU Enseignement à distance BIU Distance Learning Education BIU Distance Learning Education BIU Distance Learning Education BIU Distance Learning Education

Enseñanza Online

A A A

Trucos para Mejorar la Memoria.

 


No confundir comprensión con memorización.
Muchas veces estamos estudiando y nos sentimos a gusto porque estamos comprendiendo y asimilando bien la lectura. Pero tras varias horas seguidas de estudio nos percatamos de que hemos comprendido muchas cosas que ya no recordamos demasiado bien. Cuando leemos tenemos una capacidad infinita de asimilar ideas, en cambio, tenemos una capacidad muy limitada para recordar conceptos. Por lo tanto, si no administramos bien el uso de la memoria, tendremos que dedicar más tiempo del necesario para afianzar los nuevos conocimientos en nuestra mente.

 


No estudiar más de 3 horas por día.
Para comprender y memorizar al mismo tiempo hay que tener en cuenta que la memoria durante el aprendizaje tiene esta tendencia: Tras dos horas de estudio intenso, nuestra capacidad de memoria se ha reducido al 50%, a las tres horas a un 30% y así sucesivamente, por lo que no deberíamos forzar más de tres horas de estudio al día.

 


Utilizar descansos estratégicos.
Si el temario nos exige estudiar más de tres horas por día, tenemos que contrarrestar la merma que se produce en el nivel de memorización durante este estudio tan prolongado. Para ello hay que permitirle a la mente unos períodos estratégicos de descanso. Si no lo hacemos la mente comenzará a dispersarse por sí misma al cabo de un par de horas. Con asombro descubriremos que estamos pensando las cosas más absurdas sin que podamos hacer nada para evitarlo y nos costará cada vez más concentrarnos en el estudio. Esta disipación es un recurso de nuestro cerebro para descansar.

Si cada 30-40 minutos descansamos entre 5 y 10 minutos, dotaremos a nuestra mente de la capacidad de recuperar los niveles de memorización real. Descansar no significa comer un bocadillo o llamar por teléfono a un amigo, etc. Descansar significa efectuar un ejercicio de relajación mental (respirar, meditar, dormitar unos minutos, etc...).

 


Establecer una rutina de repasos a largo plazo.
Un factor que muy pocos estudiantes y profesionales tienen en cuenta es el funcionamiento de la memoria a largo plazo. Los repasos son muy importantes ya que el 80% de lo que hemos estudiado lo perdemos pasadas 24 horas.

Si realizamos un repaso estratégico de 10 minutos los dos primeros días después del estudio, otro tras una semana, otro al mes y otro a los seis meses mantendremos lo estudiado a largo plazo, llegando tan solo a tener que repasar 10 minutos una vez al año para mantener nuestros conocimientos completamente frescos en la memoria.


La nutrición mejora la memoria.
La primera de las funciones cerebrales que suele erosionarse es la memoria. Este deterioro comienza en el individuo medio alrededor de los 30 años. Uno puede cambiar de comportamiento, mejorar sus habilidades y potenciar su vida, sólo en la medida en que sea capaz de almacenar nueva información en la memoria a largo plazo y luego recordarla. Si dicha capacidad declina, la persona se convierte en un autómata, incapaz de aprender nada nuevo, repitiendo siempre unos hábitos y unos recuerdos que cada vez están más distantes en el tiempo. La cantidad de neurotransmisores, sustancias que permiten el intercambio de información entre las neuronas, determina si el almacenamiento de una información como memoria tendrá o no lugar. Si la cantidad de neurotransmisor no es suficiente, el almacenamiento de la memoria se distorsiona.

  • Serotonina. Es el principal neurotransmisor involucrado en la memoria. Por eso, se suele recordar mejor lo que se estudia si se duerme después, ya que durante el sueño se segrega mayor cantidad. La serotonina se sintetiza en las neuronas cerebrales a partir del aminoácido L-Triptófano. Para poder aumentar los niveles de éste en sangre debemos periódica y equilibradamente ingerir proteínas (carnes, pescados, lácteos, soja) acompañadas de algún alimento rico en hidratos de carbono, como pan integral, pasta o arroz. Hay complementos de L-Triptófano en los herbolarios.
  • Acetilcolina. Es otro neurotransmisor involucrado en la fijación de la información en la memoria. Es bueno tomar periódicamente un complemento nutricional que contenga lecitina de soja, ácido pantoténico y vitaminas del grupo B.
  • Antioxidantes. La mayor parte del daño que sufren las neuronas ocurre por oxidación y envejecimiento. Alargaremos la vida de nuestro cerebro si tomamos un complemento nutricional con vitaminas A, E, C, selenio, coenzima Q10 y si puede ser con acetil-l-carnitina.

 

Testimonios

Graduaciones

Profesores

Oficinas